jueves, 17 de febrero de 2011

IN FIEL ES... (por Ana C. "ERUDITA")






IN FIEL ES… (por erudita)
-Te pasas por mi casa? Preguntaba una dulce dama a su amigo casado.
-A tu casa? Asombrado el amigo, quedo pausando en su respuesta, y decide tomarse su tiempo y analizar el encanto de aquella invitación muy atractiva al sentido del tacto y olfato. Y el amigo responde- Mañana te llamare y te diré algo al respecto. Hubo agitación y algunas veces calma en el pensamiento masculino de tal oferta, pasaron multitudes de ideas, preguntas y desvelos antes de saber que diría a su amiga luego cuando lo llamase, El pensaba en los pro y los contra del encuentro fortuito al que no estaba habituado en su agenda personal ni social que lo caracterizaba como todo un caballero de noble hidalguía.
Y llego un nuevo sol, todo era brillante a pesar de aquel invierno, seguían los giros de ideas versátiles atravesando la especulación del hombre que entre aciertos y dudas se convertían sus ideas.
Llovieron litros de predicciones en cuanto a dar un argumento que fuera solido para ir o dejar esa idea un tanto descabellada. Pero llego el plazo y su dama nuevamente estaba ahí para intentar saber la revelación, y El muy puesto y seguro en sus ideas ha dicho un SI, si? –estas convencido, pregunto ella. El ha respondido por segunda vez que se pasaría a su concurrencia sin lugar a dudas. Se tomaron un instante para definir la hora, quedo todo confirmado y solo debían llenarse de paciencia para tener la asamblea anhelada. Se acababa aquella tarde cuando el hombre caballero llego a verse con su dama en el regazo de ella, era inevitable el choque de emociones por parte de los dos y un suspenso que los embriagada en dudas y tensiones. Muchas cosas cambiarían en aquella cita. Bueno después de haberse tomado su tiempo de discusiones de orden ideal cada uno dejo ver al otro sus intensiones. Pero el abrumado caballero tenia nerviosísimo marcado por cada poro de su piel, dilucidaron sus gustos y hablaron de formas y tamaños que les rodeaba en aquel preciso instante, se contemplaron con la mirada y una concentración pausada les llego. La dama sentía de manera más delicada el hecho de auxiliar en ese momento el mismo punto de mira con su noble caballero, pasaron un sobre salto que recorria el torrente sanguíneo de ambos, y estando ya tan emotivos, pautan irse al “rincón” sitio donde abría menos espacio pero más tranquilidad de conciencia, y así Caballero y Dama terminan su colisión en el equilibrio y reposo donde se inicio una pregunta si en tu casa o en la mía? Ya han transcurrido muchas horas de que Caballero y Dama no se comunican pero seguro que en cada recuerdo hay mucho por sentir, y ese “rincón” esperara más visitas prontas.

Erudita


Muchas Gracias a esta nueva colaboradora por los dos relatos que ha mandado.
Desde aquí te invitamos a que escribas siempre que te apetezca al blog, sin tema, ni condición, por el simple deleite del uso de la palabra (el administrador: ruyelcid)

No hay comentarios:

Archivo del Blog