jueves, 30 de noviembre de 2017

Up & down (despedida)

por Raúl Góngora (ruyelcid)

El bien es lento porque va cuesta arriba.
El mal es rápido porque va cuesta abajo.
Alejandro Dumas
Aarón
Hacía tiempo que nadie le había hecho disfrutar de una forma tan exagerada.

Aarón llevaba tres años allá arriba. Aquel infarto en pleno rodaje, en lo más alto de su carrera y de su erección propiamente vista, truncaría su gloria en el porno para siempre.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Conmigo no vengas

por Ricardo San Martín

Conocí a Manuel Laguna Urrutia en la sección de oncología del hospital de la Inmaculada, en Granada. Mientras esperaba mi turno leía Territorio comanche, un libro que describe las peripecias de dos periodistas durante los años de la guerra de Bosnia.

Al verme enfrascado en mi lectura comentó Manuel de forma escueta:
- Yo le conocí.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

No era la muerte

por Enrique Hinojosa

No era la Muerte, pues yo estaba de pie y todos los muertos están acostados
Emily Dickinson
Es la persona que más quiero en el mundo. Un día el médico le dijo que le quedaban tres meses de vida. Así, sin más.

Decidió irse hacia las alturas por todo lo alto, como quien dice. Empezó a organizar un funeral en vida; festivo y alegre, decía ella. Yo también tengo derecho a despedirme, decía ella.  Ya hace tiempo de aquello, y en su momento fue genial, lo reconozco: vinieron amigos y parientes, e inclusos seres queridos; y todos pudieron charlar y reír, y no faltaron algunas lágrimas y los consiguientes abrazos. Cuando todos se marcharon, yo apenas tuve fuerza para despedirme con un abrazo que me partió el alma en dos. El pre-funeral terminó, los tres meses se quemaron como se consume un cigarrillo... de los que tanto fumó. Un instante, y fueron humo.

No es a ti a quien esperaba

por Marina León


- ¡Brrrr, madre mía, la que está cayendo! -se quejaba Vlad mientras cerraba una de las ventanas de la torreta-. Como siga lloviendo con esta fuerza voy a tener que subir el ataúd del sótano.
Hacía varios siglos que Vlad se había acostumbrado a la humedad y oscuridad del sótano de su castillo donde tenía escondido su ataúd y donde cada mañana, al amanecer, se escondía evitando la vulnerabilidad que su cuerpo tenía al sol. Le molestaba especialmente el hecho de tener que cambiar su lugar de descanso.

El siguiente mundo

por Diego García (10 años)

¿Alguna vez os habéis preguntado qué hay después de la muerte? O, ¿qué pasará cuando me muera? ¿Podré flotar y ver el mundo exterior, o, todo lo que pasa hasta el fin del mundo se me pasará más rápido que la luz?

Bueno, pues, ¡hola, me llamo Álex y yo sé lo que pasa después de eso y, os lo voy a contar hoy, aquí en el Día de los Santos Difuntos.

Archivo del Blog