miércoles, 11 de mayo de 2011

Bolas Que Entran Y Vasos Que Bajan (por Begoña G.)






Un sonido continuo, tac, tac…otro más machacante, run, run, billar y futbolín. Todo acompañado de una buena compañía, una música que amenizaba esas veladas. Palomitas. De rato en rato, paseo a la barra para reponer la Coca Cola, acompañada de esa respuesta que se quedo grabada en mi subconsciente, y ahora rememoro: “Ciento Veinticinco” con un acento muy peculiar de él, más que un camarero, nos ve como personas. Recuerdos, recuerdos de adolescencia que van y vienen, llenos de sonidos, olores e imágenes.

No hay comentarios:

Archivo del Blog