miércoles, 9 de enero de 2013

A Sus Primeras Maestras/os (de Pablo T. G.)


MI PEQUEÑO DISCO DURO

Luces, imágenes,
 colores, abrazos;
risas, juegos,
 mis primeros pasos.

Todo compartido,
 todo ayudado y protegido,
todo acción controlada,
 mejorada y guardada.

Como protección cercana
 de un disco duro creciente
os sentía mi corazón,
 mi cuerpo y mi mente.

No he sido un apellido,
 ni un frío expediente;
me he sentido querido
 y en mí volcada la gente.

No fueron horas en vano,
 no fueron llantos de espera,
han sido “datos humanos”
 de algo más que una escuela.

Del suelo me levantabais,
 viéndoos apretar los dientes,
vuestros ojos esperanzados
 me hacían sentir más fuerte.

Rojo, azul, verde, amarillo;
un perro, un gato, un pollito,
andar cayendo mil veces,
  saber que “yo soy Pablito

Mucho me habéis enseñado,
mucho hemos compartido,
dentro de mi hay reservado
un gran hueco agradecido.

Estáis en mi memoria,
os llevo en mi disco duro,
en mi fuerte corazón,
tendréis plaza seguro.

Vosotros pulsasteis
mi botón de “encendido”
tanto como os volcasteis
os estoy agradecido.


Seré un adulto valiente,
Gracias por vuestro amor,
que he guardado en mi memoria
para cuando sea mayor.

Un besito a cada uno,
un abrazo de Pablito,
 ya tenéis plaza fija
en mi gran corazoncito.

...hacia adelante...



Poesía  escrita desde los ojos de un niño pequeño fuertemente
 agradecido a sus primeras educadoras;
 a sus primeros paso, colores, palabras y emociones.

No hay comentarios:

Archivo del Blog