miércoles, 13 de febrero de 2013

EL LANZAMIENTO

A razón del gran partido de fútbol que hay esta noche: Real Madrid -- Manchester United

                                                    (y de que la serie "Doctor En Alaska" me encanta)





- Mi madre vino para decirme que ella y papá se divorciaban. Y luego mi casa se quemó. Allí estaba mi madre, todo llorosa, y yo que me sentía fatal.
Entonces surgió Chris. Buscaba algo para lanzar.
- ¿Lanzar?
- Si, había construído una gran catapulta.
- Catapulta, arma de asedio medieval.
- Eso. Él había pensado lanzar una vaca, pero luego decidió que eso ya lo habían hecho, así que pensó que le gustaría lanzar otra cosa. Y escogió mi piano.
- ¿Lanzó su piano en vez de una vaca?
- Fue…increíble. Usted no se creería la fuerza impulsora que es capaz de desarrollar ese artilugio, ¡un cuerpo humano reventaría antes del impacto! ¡Mi piano se hizo supersónico!
Y por un breve instante, ese instrumento al que me había sentado para cantar o para llorar escapó a la gravedad. Se elevó en un crescendo inimaginable, como si nunca hubiera tenido que descender.
Y entonces…¡¡boom!!
Fue todo tan conmovedor… yo, yo no sabría como describirlo, pero me olvidé de mi casa, de mi madre…
…y fué Chris quien lo consiguió.





2 comentarios:

Sergio dijo...

He disfrutado mucho con esta entrada, el texto tenía la dosis justa de realismo absurdo y el video ha reforzado la experiencia.

Pilar Gámez dijo...

Siempre es un supremo placer encontrarse con Dr. en Alaska sin esperarlo. La mejor serie de televisión, sin dudar. Hace un tiempo comenzó una en la que intentaron hacer algo parecido, pero segundas partes nunca fueron buenas, y menos de algo que rayó la genialidad, en lo referido a historias en televisión. Se llamaba Men in trees. Gracias Raúl, y como paso de fútbol quizás vea algún capítulo que encuentre por ahí.

Archivo del Blog