lunes, 21 de junio de 2010

HIROSHIMA (por Álvaro Morales)




No era muy tarde, aquel día se despertó alertada por una fuerte explosión y un inmenso calor que parecía provenir de la cercana ciudad, ¿Qué habrá pasado? se preguntaba, algún bombardeo americano matinal, pero todo aquello no se parecía en nada a lo que otras veces solía pasar, alarma, bombardeo, la noticia en la radio y poco más. Era todo tan extraño; la radio no funcionaba y tampoco habían sonado las alarmas, estaba sola en aquella pequeña casa, a la que solía ir en verano con sus padres a unos cuantos kilómetros de la capital, en un cercano bosquecillo de bambú. Su madre salió muy temprano hacia la capital para comprar un poco de arroz, algunas verduras y algo de pollo para comer al mediodía y su padre a trabajar en una pequeña oficina de policía.

Corriendo, y como pudo, se vistió y echó a correr hacia su bicicleta, aparcada en la puerta, pedaleando hasta casi perder el aliento a través de aquel sendero pequeño y dificultoso llegó hacia la destrucción, todavía seguía toda aquella zona irradiando radioactividad, luminosidad ¿Qué había pasado?, entre todos aquellos escombros varios millares de supervivientes quemados vivos, gritaban y buscaban desesperadamente agua, cercanos a ellos las victimas calcinadas de aquella barbarie contra la especie humana, ¿Qué había hecho esto?, ¡no es un bombardeo normal!,pensaba mientras intentaba buscar a sus padres que habían desaparecido, pero ni siquiera sabía donde estaba, ya no quedaba nada del mercado, ni del ayuntamiento, la comisaría donde trabajaba su padre, había sido literalmente borrada del mapa, siguió adelante entre tanta desesperación y dolor pero derepente se topó con un cráter inmenso, que había engullido el centro de Hiroshima intentó bordearlo pero era casi imposible.

Mientras en otro país se enorgullecían del arma apocalíptica que habían creado y que había sido un inmenso éxito, tramado años atrás en un proyecto secreto llamado Manhattan y que hizo que una energía constructiva descubierta por un judío-alemán se convirtiera en el arma desconocida mas destructiva del mundo por encima del gas ciclón nazi. Pero aún así no se conformaban, aquel gigante herido casi de muerte todavía seguía sin rendirse, todavía oponía gran resistencia, seguía sin aceptar los términos de una rendición deshonrosa así que decidieron darle la estocada de muerte, sobre él lanzaron el 2º bombardeo de la muerte: Nagasaki

Persistía en su ánimo de buscar a sus padres, lejos de resignarse y darlos por muertos seguía buscándolos por toda la ciudad, o mejor dicho por aquel infierno. A lo lejos nublos, cargados de toxicidad y radioactividad amenazaban con descargar su mortal agua sobre lo poco que quedaba vivo en aquella tierra yerma y estéril, desistió y huyó de allí si le alcanzaba aquella tormenta sabía que moriría, dejando atrás a la gente bebiendo agua negra en los pequeños charcos y en los pozos intoxicados, no sabían que sería peor aquello o la muerte.

Poco después la flor de Loto se rindió casi desangrada y herida en el honor, temiendo otra masacre como las dos ocurridas aceptando también la ocupación, la implantación de bases americanas en el territorio y la negación desde EE.UU. de poder tener ejército propio.

Salió de la cuidad e inmediatamente se dirigió hacia la pequeña casa de donde había salido hacía media hora o tres cuartos sin percatarse de que desde el primer momento que pisó en Hiroshima su sentencia de muerte estaba firmada, padecería de enfermedades asociadas a la intensa radiación imperceptible en su pequeño cuerpo aquellos minutos que pasó buscando a sus padres desaparecidos y que terminaría mas tarde o mas temprano con su vida y con la de muchos otros muchachos que ayudaron a las víctimas directas de aquel asesinato en masa, pasarían a llamarse Hibakusha(o los bombardeados) más de 400.000 perecieron en los siguientes años.

Hiroshima junto con Nagasaki pasó a ser una ciudad experimento durante décadas;

al terminar la 2ª Guerra Mundial fue proclamada cuidad de la paz.

Por Álvaro Morales

1 comentario:

ruyelcid dijo...

Este me ha gustado, incluso más que el primero que me mandastes, me gustan los toquecillos historicamente aclaratorios que metes entre medías del argumento principal de la historia.

Enhorabuena, ya que te ha picado el gusanillo ve superándote día a día. "Nus vemus" esta noche en STALINGRADO (verás como nos gusta el film)

Archivo del Blog