jueves, 9 de junio de 2011

Mi suegra es Griega


"Mi suegra es griega y se llama Storbas", o al menos eso debió pensar el joven Papas, estudiante de intercambio, cuando atravesaba la marabúnta de la Plaza de Catalunya, llena de "indignos" (¿se dice así?), no, "indignados", que no es lo mismo. En su país las cosas eran parecidas, fraudes en las pensiones (hasta los muertos cobraron), fuga de capitales con señoritas de buen ver, banqueros con recortes de papel (higiénico), y huelgas generales (huelga decirlo, pero es así).
Papas se preguntaba una y otra vez, que había sido de la cultura que una vez asombró al mundo, y que al igual que en España, reunió imperios, y con ellos libros de historia, ahora llenos de polvo en rincones oscuros de alguna biblioteca universitaria...
De repente un gran estruendo invadió la plaza y miles de figuras negras sin rostro golpearón a la masa acalorada. Unos se arrastraban por el suelo y se "indignaban" más aún diciendo aquello de que "golpear es de sabios". Otros mostraban el rostro ensangrentado ante los "freelance". Papas pensó lo que debía haber hecho hace mucho tiempo: Atreverse a Pensar, y hacer como dijo en su día Descartes (que aunque francés y no griego, filosofaba mucho), y dicho y hecho, sacó una pancartita de su mochila, sentóse en el duro suelo de la plaza y gritó: "Pienso, Luego Estorbo", y no, no estaba llamando a su "suegro" en griego.

No hay comentarios:

Archivo del Blog