jueves, 14 de julio de 2011

¿Fatal?

¡Una caña! Como te decía fatal. A punto de cerrar la empresa, un desastre. La crisis. ¿Un poco de jamón? ¡Otra caña! Aunque lo mismo va siendo hora de cambiar. Aquel proyecto que teníamos... ¿Más tortilla? ¡Otro par de cañas, jefe! Y digo yo... ¡Que les den a todos, quemamos las corbatas y a vivir!

No hay comentarios:

Archivo del Blog