lunes, 6 de mayo de 2013

Decisionem

Relato ganador del tercer premio en categoría absoluta (mayores de 16 años) en el I Concurso de Relato Corto Peregrino, organizado por la Hermandad de Gloria de Nuestra Señora del Rocío de Alcalá la Real.

¿Pero qué es el camino?
Y otra vez en el mismo punto del camino. El mismo árbol con su sombra alargada, el polvo sobre sus zapatillas desgastadas, el sol como lucero implacable que le recuerda que sigue siendo no más que uno más.

Paso a paso se acerca a su tronco y deja que su espalda descanse sobre su corteza rugosa y firme. En ella encuentra comodidad, halla paz al contacto de su fría y húmeda tez. Vuelve a pensar: ¿Y ahora, qué? Ahora es el momento de reflexionar, el camino le condujo hasta aquí. ¿Pero qué es el camino?  piensa. No deja de mirar hacia los lados, como si de un momento a otro algún ente pudiera aparecer, contestar a su pregunta y marcharse riendo y saltando por el sendero. Algo dentro de él le hace sospechar que ya respondió a esa cuestión en algún tiempo ya pasado. Pero cuándo y qué.

Cierra los ojos, inspira y su diafragma desciende. El aire entra poco a poco en su cavidad torácica y uno a uno los alveolos se llenan de ese aroma. ¿Tienen olores los buenos momentos?¿Y los malos? Sí, definitivamente.

Decide  abrir los ojos y mirar el camino que se pierde en el horizonte. Entre sus manos una  pequeña piedra arcillosa va perdiendo sus aristas poco a poco por la acción de los dedos. Encuentra placer en lo que hace, disfruta del momento. Momento tras momento, marchan las horas y con ellas vuelven las respuestas.

Autor: Alberto Ruiz

1 comentario:

Pilar Gámez dijo...

Cuánto dices con muy poco. Y sí, si tienen olores los buenos y los malos momentos. ¡Genial! Me ha encantado.

Archivo del Blog