miércoles, 4 de diciembre de 2013

"Negro" (Historias de Semáforo)

NEGRO


Limites, prohibiciones, barreras, rejas, censura, humillación, abusos, silencio.

Fara Abtahi no había visto otra cosa en sus diecinueve años que sumisión y obediencia a ciegas en su Afganistán natal.

Su cuerpo estaba atado al día a día de la oscuridad de sus ancestros, pero su corazón, su alma, su inteligencia privilegiada y los contactos de su madre, enfermera en un hospital privado de las afueras de Kabul para familiares de la cúpula política y militar del país, volaron hacía el occidente demoníaco que le habían intentado inyectar en vena desde pequeña en las escuelas y reuniones familiares.

Y así la aquí aún joven Fara, se hizo pasar por una de las hijas de un diplomático saudí y, con su nueva documentación e identidad llegó, en dos vuelos llenos de miedo y esperanza, hasta Málaga. Y de ahí en autobús hacía Granada; ciudad recomendada por sus oportunidades y donde pasaría desapercibida desarrollándose como PERSONA.



rojo, negro, verde, y blanco

Han pasado dos años desde que Fara consiguiera su permiso de residencia y compaginara sus estudios de Derecho con su trabajo en un restaurante en Calle Elvira (puro núcleo de mestizaje cultural granadino). Pero aún se le pone la piel de gallina y se le saltan varias lágrimas espontáneas cuando pasa por el escaparate de cualquier tienda de moda, observa la belleza y la frescura de aquellos maniquíes y se acuerda del negro de sus telas afganas, de la esclavitud de aquellas ventanas agujereadas, de su innata sumisión a las arcaicas interpretaciones de estrictas creencias, y de todo lo que su madre, su única aliada, habrá tenido que pasar y estará pasando.

Del rojo y negro al verde y blanco.   

2 comentarios:

Pilar Gámez dijo...

Muy bueno Raúl, y genial ideal la de Historias de semáforo. Un saludito

ruyelcid dijo...

Pues ya sabes... uno de estos días que ves algo, situación, escena, o cualquier cosa que te llame la atención le haces alguna sutil foto y escribes un relato corto inspirado en ello. Con su correspondiente etiqueta y esas cosillas.

Un abrazo.

Archivo del Blog