martes, 13 de mayo de 2014

Eran valores equivocados

Relato de Sergio Madrigal 

...estaban ya saboreando el primer chapuzón...
La clase de tercero B de Antonio Mendoza había finalizado todos sus exámenes, para celebrar sus buenas notas decidieron irse de viaje a la playa, se alojarían en un hotel en el que estarían hospedados durante una semana, la semana previa al viaje todos los alumnos estaban eufóricos, había acabado todos los exámenes y podrían pasar toda una semana con sus amigos, sin tener ninguna obligación.

Por  fin llegó el día, estuvieron unos segundos en recepción y  rápidamente subieron a las habitaciones, dejaron las maletas y se pusieron el bañador, se podía sentir esa sensación, esa alegría, esa euforia porque estaban ya saboreando el primer chapuzón del verano.

Todo el mundo se lanzó a la piscina, saltos, volteretas, juegos en el agua…todo era perfecto, era tal y como lo habían imaginado la semana previa al viaje, pero al parecer había alguien que no estaba tan contento o aquello que hacía estar tan feliz  al resto de la clase para él no era suficiente, su nombre era Marcos y comentaba con sus amigos Pedro y Gonzalo  que comenzaba aburrirse, así que pensaron que una buena forma de pasar el rato sería haciéndose alguno de ellos el muerto bajo el agua, Pedro y Gonzalo convencieron a Marcos, el resultado fue el deseado, todo el mundo se lanzó al agua incluido el vigilante y de repente Marcos subió a la superficie y comentó con sus amigos la situación echando unas risas, el susto para los compañeros y el vigilante fue tremendo, pero parecía no importarles demasiado ya que volvieron hacer lo mismo, pero esta vez con diferente resultado, Marcos se hizo el muerto bajo el agua tal y como estaba pensado, pero ya nadie prestaba atención…bueno si, sus amigos Gonzalo y Pedro  ya estaban imaginando a  todo el mundo en el agua preocupados por él, sabían que estaba al llegar, de hecho ya estaban empezando a reírse porque una compañera de clase, Laura, preocupada, volvió a tirarse al agua, no le importó que se riesen de ella, ella creía que Marcos estaba realmente en peligro, así que se lanzó al agua y era cierto Marcos estaba ahogado, consiguió sacarlo a flote y rápidamente aviso al vigilante, afortunadamente Marcos se recuperó de aquel susto…

En ese verano toda la clase se dio cuenta de que: las mentiras pueden ser muy peligrosas, que hay que saber elegir mejor a los amigos y que si realmente crees en algo, no debe importarte que alguien se ría o que no crea en ello…

No hay comentarios:

Archivo del Blog