martes, 13 de mayo de 2014

Un amor para siempre

Relato de Ana Belén Pérez

...decidió no separarse de Clara...
En una tarde gris y nublada se dirigían a Madrid, Clara y Marcos su novio en la moto de este los dos sufrieron un accidente de trafico por culpa de un drogadicto que iba conduciendo en sentido contrario de la carretera. Marcos entro en el hospital leve pero clara quedo en coma. Cuando marcos salió de observación se dirigió preocupado a ver a Clara a su habitación, pero los médicos no lo dejaron pasar. Él, al sentirse culpable de lo que paso aquella tarde, decidió no separarse de Clara en ningún momento y empezó a escribir un diario para cuando Clara despertara demostrarle que no se separo de ella y lo que había pasado en aquellos días.
Él estaba día a día sentado al lado de Clara leyéndole libros y escribiendo aquel diario. Mientras tanto el detective Luís Alfredo dirigía la investigación para meter a la cárcel al chorizo que le había hecho eso a la pobre Clara.

Sus padres estaban de camino sufriendo porque pensaban en lo peor que le podría ocurrir a su hija. La hermana de ésta tan solo tenía cuatro años. A la pequeña Aitana no le dijeron nada tan solo la dejaron con su abuela en el pueblo. El inspector empezó a hacerle preguntas a Marcos para ver si podían encontrar al culpable. Llegaron al hospital los padres de Clara. Su padre solo le decía a la madre de ésta que el culpable de todo era el novio de su hija. Pero María la madre de Clara solo podía pensar en su hija.

Clara llevaba dos semanas sin despertar, su novio anotaba palabra por palabra lo que decían sus padres, los médicos, etc... A los tres días despertó del coma vio lo que marcos le había escrito y lo que había hecho por ella y que no se despego de su cama para nada. El inspector Luís Alfredo con las cámaras de la DGT encontró al culpable contra el que presentaron cargos. A los cuatro meses salió el juicio. El culpable del accidente fue a la cárcel treinta años por lo que había hecho. Después de esto Clara decidió leer el diario. Después de ver lo que había sucedido y de que Marcos estuvo hay en todo momento pensó en darle una gran oportunidad. Le puso una prueba para ver cuanto la quería le dijo que si la quería de verdad debería de pedir su mano y casarse con ella. Al año siguiente se casaron y al poco tiempo tuvieron un hijo al que prometieron el día de su bautizo leerle ese diario que marco sus vidas para siempre.

No hay comentarios:

Archivo del Blog