martes, 17 de enero de 2017

Au Revoir



Odio que me mientan. Lo he odiado siempre. Tal vez por eso me metí a detective privado: para castigar a quien trapacea. Yo miento fatal, que es aún peor. Tal vez sea la causa de que siempre estoy de mala hostia, para que no se me note cómo me muerdo la lengua cuando engaño.

Por eso llegué ese día un poco antes a la oficina del señor Jones. No quería pruebas de que su mujer le era infiel. Buscaba las fotos de ella con el director de la empresa que estaba a punto de comprar. Que me usen es aún peor que mentirme. Por eso llegué antes a su oficina.

Tenía el discurso ensayado. Cada palabra, cada entonación. Iba a dejarle las cosas bien claras y a cobrar algo extra por las molestias. Tan ensimismado estaba en mis pensamientos que tardé en reaccionar ante el disparo. Corrí hacia la puerta y allí estaba el muy cabrón con un agujero en la frente. Nadie en la habitación y un revolver en la mesa. Me disponía a cogerlo con un bolígrafo cuando escuché la puerta cerrarse detrás de mí. El instinto de supervivencia es mayor que los protocolos policiales, así que apunté con la misma arma girándome hacia la entrada.

Odio que me mientan. Más aún que me utilicen. Y mucho más no saber quién está puteándome. Allí estaba la señora de Jones, mirándome con la misma satisfacción con la que se mira la ficha larga del Tétris. -”Bueno, bueno, señor detective”- comenzó con su discurso de mala de la película -”Es una pena que sus huellas estén en el revólver con el que acaban de matar a mi marido. Una pena para usted, claro. Ahora permítame que me vaya. Tengo mucho que arreglar con mi abogado. Por cierto, ya no tiene que seguirme más. Gracias por las fotos. Páseme la minuta que ya le pagará mi... ¿Cómo lo llamaba usted en los informes? Ah, sí, mi “querido”. Au revoir, y suerte con las explicaciones.”-

Si suelo poner cara de mala hostia para que no se me note mentir, la de gilipollas que tenía entonces debía ser todo un espectáculo. Para espectáculo el que tenía delante: un muerto, un arma, un motivo, oportunidad... Y aun taladrándome el tímpano la insoportable voz aguda de la ya viuda de Jones y su “au revoir”. ¿”Au revoir”? Jajajaja valiente pringada. Una llamada, un taxi en la puerta y cuatro coches de policía en el aeropuerto.

Odio que me mientan, y mentir. Sobre todo porque hay gente incapaz de callarse nada, y menos una buena noticia. Dos billetes se compraron para París con la VISA del Jones. Pensé que serían para celebrar su éxito. Nada más lejos, era para celebrar el de ella. El muy imbécil terminó cornudo, poniendo la cama y hasta pagando las escapaditas románticas.

Al final el tonto muerto y los malos en la cárcel. Y yo bebiendo, porque me encanta el whiskey y soy tirando a alcohólico. Ahí tampoco os voy a mentir.

No hay comentarios:

Archivo del Blog