miércoles, 11 de enero de 2017

TU LUZ; MI OSCURIDAD

Ejercicio de Escritura Creativa propuesto por Beatriz Lizana en el blog XPERIMENTANDO 

(Fotografía de Noviembre del 2015, Villalobos (Alcalá La Real)
Palabras claves orientativas; maravilla, color, viuda . (Libro "La Regenta")

Esa luz ... Esta oscuridad

Habían pasado diez años desde que Afganistán fuera mi segundo hogar. Mi Madre, entre llantos y alivio, se despidió de mi entonces con la satisfacción de una vida plena. Esposo trabajador y defensor de su familia, e hijo casado y heredero de la casa que varias generaciones de los Carrillo habían forjado y trabajado sus tierras. - ¡Hijo, si es lo que quieres, si es lo que crees que debes hacer, adelante!- Me decía mi madre sabedora de que no me volvería a ver; el cancer de huesos había sido su amante en silencio aquellos dos años. - De alguna forma u otra las dos estaremos aquí para seguir con esto cuando vuelvas - Me decía aquella anciana blanquiverdosa a la que yo no quería recordar así. Al decir las dos, se refería a mi reciente esposa, Lucía, y a ella; que viva o muerta estaría velando por su cortijo, por sus tierras, y por supuesto por el único hijo que la vida le dio. 
Aquella tarde de mediados de noviembre, el sol escuchaba las últimas nanas que los gorriones de mi alameda (la que me dio juego y fortaleza en la infancia) le cantaban. El taxi me dejó a unos 200 metros del gran cortijo de mi familia, y la chimenea encendida era señal de alguien había. 
Tras 4 años sin recibir ni una sola carta de mi esposa, y sabedor de que mi madre murió a las pocas semanas de mi partida, daba por hecho que no sería mi esposa la que tenía aquella chimenea encendida, tal vez fuera Lucía, pero seguro que ya no era mi esposa, ni yo sería su esposo para ella. 
Permanecí sentado en la roca con forma de sillón, donde mi abuelo se pasaba las tardes partiendo almendras y nueces y viendo moverse el mundo a su alrededor. - ¿Cómo será ella ahora? - ¿Habrá un nuevo "yo" en mi lugar? ¿Serán felices y mi aparición les fastidiará la vida? ¿Por qué dejé de escribir? ¿Por qué dejó ella de escribirme? Prometió que siempre estaríamos juntos. ¿Por qué ha tenido que enamorarse de nuevo? Esa luz ya nunca volvería a ser nuestra luz. Envolví mi alma con la oscuridad que reflejaba aquel sol lleno de nuevas verdades y me di medía vuelta, con los pulmones exhalando odio al cien por cien, y el corazón muriendo, aplastado en sus propios interrogantes...

1 comentario:

Beatriz dijo...

¡Muchas gracias Raúl por continuar experimentando! ;)

Archivo del Blog