jueves, 25 de noviembre de 2010

ENHORABUENA

A Ana María Matute



Aparte del gran defecto que suponía ser ogresa, la Reina Selva disfrutaba de otro, tan grande y feroz como aquel: la soberbia. De modo que, anteponiéndose incluso a su gula y a sus instintos carnívoros, la soberbia y la humillación de haber sido engañada le ofuscaron de tal modo el entendimiento que estuvo casi a punto de ahogarse en su propia ira.

(fragmento de El Verdadero Final de la Bella Durmiente -1995-, 3ª parte -La Madre y los Niños)

No hay comentarios:

Archivo del Blog