domingo, 3 de noviembre de 2013

El terror que no es un cuento

Relato de Ricardo San Martín

...porque no puede dar crédito a la realidad...
Los aquí presentes, en este entrañable Bar Casablanca, reunidos por la convocatoria de Entre Aldonzas y Alonsos esperáis oír un cuento de misterio, con su dosis de terror. Y eso es lo que os voy a proporcionar. Pero no un misterio donde se hable de zombis, de muertos vivientes, de cementerios, de tumbas… O tal vez sí; vosotros juzgaréis al final.

Este relato tiene poco de ficción, aunque a la vista de los hechos uno se pellizque porque no puede dar crédito a la realidad. ¿O acaso es creíble lo que os voy a contar? Tal vez haya quien diga que imagino e invento.

España, finales de 2013, con noticias de la crisis en todos los medios -prensa, radio, televisión, Internet…- Familias que van tirando como pueden, ajustando presupuestos, ahorrando en la compra diaria, recortando de aquí y de allí. Los protagonistas de esta historia cotidiana nada tienen que ver con el miedo, con los asesinatos, con el terror. O tal vez sí.

En este sin vivir del día a día, del ir tirando, de la cotidianidad, de pronto, inopinadamente, una noticia nos convulsiona a todos: La etarra, la asesina Inés del Río, una mujer que en su día fue condenada por la muerte de diecinueve -diecinueve- personas ha salido de la cárcel. La doctrina Parot ha sido rechazada por un tribunal de Estrasburgo: sea esta noble ciudadana -ya que dice un letrado que no se le puede llamar etarra y asesina- liberada e indemnizada. Es la ley, sí. ¿Es la razón?

¿Queréis un cuento de misterio y de terror? Helo aquí. Pero un cuento al revés. Un cuento donde los muertos permanecen en sus tumbas y sus asesinos salen a la calle. Nada de zombis, nada de muertos vivientes, tan sólo insignes gudaris, libertadores del pueblo vasco…

...a su casa, entre ikurriñas, entre abrazos...
Y habrá más. Esto es el comienzo de la historia. Vendrán otras: la de Troitiño -condenado por veintidós asesinatos-, López Ruiz -trece muertes a sus espaladas-, Legorburu -ocho asesinatos-, la de Ricart, implicado en el asesinato de Alcáser; la de Miguel Carcaño, condenado por la muerte y desaparición del cuerpo de Marta del Castillo; la de varios violadores y pederastas sin pizca de piedad. ¿Un cuento de miedo, de terror? ¿Quién os garantiza que la próxima víctima no serás tú o yo, mi mujer, tu hijo? No serán muertos vivientes quienes anden por las calles, sino vivos que causaron la muerte. ¿Podemos estar seguros? ¿Nos protegerá la ley y la justicia?

El muerto al hoyo y el vivo… a su casa, entre ikurriñas, entre abrazos, entre amigos, sin arrepentimiento, sin declarar qué hicieron con aquella joven a la que mataron, dónde está su cuerpo, por qué aquellas violaciones. Total: el miedo, el terror, la muerte barata.

No hay comentarios:

Archivo del Blog