lunes, 29 de septiembre de 2014

Aquí arriba

Relato de Enrique Hinojosa 

...mi nave salió desde la Tierra en el año 2024...
24 de septiembre, 2064
Aquí arriba todo está oscuro. Acabo de despertar del letargo producido por el viaje espacial. Mi nave salió desde la Tierra en el año 2024, hace 40 años, de los que he pasado 38 en un estado de hibernación criogénica dentro de una cápsula, viajando. 2 años de investigación en Marte, y viaje de vuelta. Ahora, desde la Estación Espacial Internacional, debo prepararme para el reingreso a la Tierra. Aquí arriba todo está oscuro. 

El tiempo es relativo, pasa más despacio en el espacio. En el espejo compruebo que estos 40 años apenas me han cambiado. Mi cuerpo sigue siendo joven, pero la soledad aquí arriba me ha envejecido siglos por dentro. Allí abajo, en la Tierra, mis amigos serán ahora ancianos, mis padres habrán muerto hace años, y quizá no sea capaz de reconocer a mi mujer ni a mi hija. Todo esto ya lo asumimos antes de partir, pero uno no puede asimilar que ahora soy más joven que mi propia hija.

El aterrizaje tendrá lugar en una base americana, situada en la Rábita (Jaén) desde que se produjo allí el descubrimiento que lo cambió todo: Un meteorito caído en la Rábita, con evidencias de que hay otros mundos ahí arriba, y que varió el eje de la Tierra, lo que provocó que se colapsaran todos los recursos y precipitó súbitamente el cambio climático en 2024. También aquel hecho fue decisivo en mi deseo de ser astronauta ya de pequeño, hasta llegar a ser el primer astronauta alcalaíno. 

25 de septiembre, 2064
Todo dispuesto para el aterrizaje. Viajo a 20.000 km/h en una vieja lata de más de 50 años. Espero que nada falle. 

26 de septiembre, 2064
Todo transcurrió sin problemas. La entrada a la atmósfera artificial terrestre fue movida, pero el paracaídas dejó posar la nave suavemente en la laguna rabiteña creada por la NASA. Las instalaciones de la NASA aquí son espectaculares... quién lo iba a imaginar... Mañana será un día aburrido, encerrado en la cámara de regeneración muscular.

27 de septiembre, 2064
24 horas después del aterrizaje, los técnicos y el equipo médico me han dejado salir de la cámara CRM. La entrevista con Chini III comienza en 30 minutos. Mañana vuelvo a casa.

28 de septiembre, 2064
Apenas conseguí maldormir un par de horas. Salgo a pasear por Alcalá, y apenas reconozco mi ciudad. Me acompaña Justin Murcia, el cronista del ayuntamiento que me recibe con un desconcertante bon día; dice que sus padres le pusieron Justin por un cantante… no me suena, la verdad es que no me suena de nada. Voy resumiendo sus explicaciones.

Por suerte es otoño, única época del año con temperaturas aceptables. Dice Justin que los alcalaínos bajan a la playa de Pinos Puente para aliviarse por los 41º C de media estos días. En verano nadie se atreve a salir a la calle. Y en invierno es peor... Altitud al nivel del mar: 437m.
- La silueta de la Fortaleza de la Mota es inconfundible... pero no la recordaba toda encalada de blanco.
- 'Escolta, tú'
-me dice Justin-, que ahora se llama Fortaleza de la Caixa, desde que el banco la compró para salvar la deuda del Ayuntamiento... Y se la tiene arrendada a Doña Shakira Peláez, la nueva alcaldesa de 'Podemos'. Ella vive allí... la mandó encalar por el calor, ya sabes.
Comenzamos la visita a Alcalá por la nueva Avenida de la URSS. Reproduzco lo que me cuenta Justin: Europa ya no existe: los rusos tomaron Ucrania y ya siguieron, siguieron... hasta Francia. Eso sí, se detuvieron en los Pirineos, porque con los vascos no hubo 'cojones'. A nosotros nos dio igual, total, luego llegó la invasión a España por parte del País Catalán; justo después de independizarse, nos invaden. Pero sigamos... que estamos llegando al Cuartel de los mossos d’escuadra.

Desde allí seguimos hasta el Paseo de la Roko, rebautizado así desde que aquella jovencita que cantaba tan bien ganase el Festival de URSSvisión. Me llama la atención que en el paseo no hay árboles, no puede haberlos con este clima, pero los sustituyeron por emisores de aire acondicionado que refrescan bastante. El oxígeno lo suministra una empresa a través de sus oxiductos.

El Llanillo sigue llamándose Llanillo, pero ahora tiene una pendiente del 12%. Toda esa parte de Alcalá se hundió con las nuevas excavaciones de la Domus Herculana... por lo visto se les fue la mano con la dinamita. Al llegar al Ayuntamiento, me dio miedo preguntar por la estatua de Martínez Montañés, pero lo hice.
- ¿Quién? -me respondió Justin, perplejo.
- ¿No sabes quién es? ¿Y el teatro… sigue en pie? 
- ¿Teatro? No… toda expresión artística o creativa fue prohibida por el gobierno catalán.
- Y ¿qué hacéis para divertiros?
- Los jóvenes van a la Disco Patrona, dentro de la Antigua Iglesia de Consolación, y allí bailan música generada por ordenador. Hasta el toque de queda, claro está.
- ¿Ya no hay misas?
- No desde que demostraron que dios no existe.
- ¿Y el hospital? ¿y los colegios?
- Tranquilo, siguen ahí. Bueno, claro, ahora son de pago, que la pela es la pela, 'escolta'...
PD: El Casablanca sigue abierto. Ahora es una lavandería regentada por una señora de Cuenca, pero eso es sólo una tapadera, en realidad siguen organizando temas culturales, exposiciones y conciertos de manera clandestina. Precisamente hoy se cumplen 50 años de una lectura de relatos titulada: Ahí arriba...

No hay comentarios:

Archivo del Blog