lunes, 27 de marzo de 2017

Leyendas de ultramar

por Pilar Gámez

Aprendimos a mirar
con la duda entre los dedos y a tientas
descubrimos que al final,
las palabras que no existen
nos pueden salvar, sin hablar.
Rey Sol. Vetusta Morla

Hubo un tiempo tan antiguo que ni los viejos más viejos que los viejos pueden ya recordar. Hubo un tiempo tan antiguo que las palabras ya cansadas y desgastadas dejaron de repetir sus historias. Hubo un tiempo tan antiguo al que ya nadie se refiere, ni siquiera los sueños pueden saber de su verdad.

Apolo a la izquierda canta y tañe la lira, las musas le siguen danzando
(Parnaso, de Andrea Mantegna, 1497, detalle)

Fue en aquel tiempo cuando el titán Hiperión y la titánide Tea engendraron a Selene, la más lozana, la más hermosa, aterciopelada y etérea de sus hijas. Prendados ambos de tanta maravilla, quisieron mostrarla al mundo al tiempo que protegerla, y así fue como la enviaron lejos aunque a la vista de todos, con su abuelo Urano, el firmamento, donde solo se mostraría en todo su esplendor en pequeñas dosis, en el momento del descanso y en fases que irían variando con los días. De este modo, ni permitían su comtemplación constante ni tampoco su olvido, consiguiendo un equilibrio perfecto en los anhelos por ella de los demás titanes, titánides y humanos mortales.

En aquel entonces su tía Mnemósine dio a luz a las nueve musas, al tiempo que el pastor Endimión vino también a este mundo. Pasado el tiempo, este comenzó con sus labores de pastoreo que lo obligaban a pasar las noches a la intemperie, y como no pudo ser de otro modo, quedó prendado de Selene. A ella, que habia pasado la mayor parte de su vida con la única compañía de su abuelo, observaba desde lejos, pero sin perder detalle, todos los acaecimientos divinos y humanos, comenzaron a llenarsele sus noches con una voz tenue pero que templaba su corazón, y que cantaba versos de los que solo se podía descifrar su nombre. Y es que las musas, ya habían emprendido su camino, haciendo del mundo algo mucho mejor. Llenándolo de música, letras, artes y, al fin y al cabo, amor. Y así fue que Selene y Endimión iniciaron un profundo, hermoso y sincero amor. Selene, que conocía el deseo de posesión de sus padres, al que antes de conocer a Endimión, había llamado amor, y anticipándose a su más que segura conspiración para separarlos, pidió ayuda a su tío Atlas. Selene confiaba en él, porque sabía lo que era ser castigado a la soledad más absoluta, ya que él se enfrentaba a toda la eternidad soportando el peso del mundo sobre sus espaldas, sin posibilidad alguna de redención. Y no se equivocó. Atlas, conocedor del mundo mejor que cualquier otro titán o dios que lo gobernase, construyó un fabuloso enclave en un lugar tan recóndito y escondido que jamás nadie lograría encontrar. Selene se desposeyó de su carne y dejó tan solo la roca en el cielo nocturno, y junto a Endimión partieron al abrigo de la noche a aquel jardín del Edén, al que en honor a su creador, llamaron Atlántida.

Mientras tanto, las musas, espíritus libres y bondadosos que son, se encontraban contentas y orgullosas, celebrando la perfección con la que se había llevado a cabo el plan que entre todas habían urdido. Guardianas de aquel idílico lugar, fueron recorriendo el mundo, inventando rumores y leyendas acerca de aquel magnífico rincón, para que nadie lo pudiera olvidar. Para unos fue una gran potencia militar, para otros la mayor civilización jamás vista en el mundo, pero un lugar que intentar encontrar y saber de su verdad, para todos. Y pasaron los años, los siglos y los milenios. Pasaron los titanes y las titánides, dioses y diosas, héroes, hombres y mujeres; y ellas siguieron invadiendo el mundo con pequeñas dosis aquí y allá, de la maravilla conservada en aquel lugar. La que nunca permitirían que fuese olvidada.

Y, de pronto, unas notas musicales, una estrofa de un verso, o una canción; unas pinceladas multicolor en un lienzo, un paisaje o unos números exactos en un problema matemático tras su resolución. Y el estómago da un vuelco, y se ablanda un poquito el corazón. Son ellas, que en su incansable deseo de hacer de este mundo un lugar mejor, crearon y dejaron bien guardado el amor puro y sencillo, donde las pasiones humanas o divinas no pudieran mancillarlo, y a pequeños susurros al oído del poeta, del músico o pintor, mago o compositor, lo van regalando por el mundo, consiguiendo que cada quien a cada hora en cada lugar, en lo más escondido de su ser a lo único que aspire en el mundo sea a alcanzar ese estado de perfección que solo nos aporta el amar y ser amados. Serán las ciencias y las artes las que siempre hagan florecer la emoción del amor en los hombres, a la vez que se empeñarán en la eterna búsqueda de la Atlántida, ese lugar ideal, que no es más que el mundo entero. Un mundo mejor es posible, solo cuando el amor echa a andar. Eso las musas lo sabían, y por eso, no nos abandonaron como a naúfragos en medio del mar.

No hay comentarios:

Archivo del Blog