lunes, 17 de abril de 2017

Donde viven las palabras

por Jorge Romero

Donde viven las palabras
no sopla el viento  que aturde
para despojar de silencio
al mito de su espacio,
de todas formas, espero cerca de
lo más cotidiano de mi existencia, 
al mito de su espacio
aparto de mi mente las páginas vacías,
las luces de colores de mi hábil terminal
y algunas cosas más que no vienen al caso,
una vez más, llegan desde los anaqueles
borbotones de ideas
que invaden delicadamente mi silencio
desde las quejumbrosas baldas
para que alguien las espere,
pero allí sólo estarás tú,
correctamente sentada y expectante,
esperando como cada día que ocurre,
al invisible hombre de papel
que regala tiempo
para quien no esperaba la respuesta,
y una vez más me pregunto
quién dudó más en esa espera,
porque no hay pregunta más coetánea
que el aire que respiras
donde viven las palabras.

1 comentario:

ruyelcid dijo...

¡Muy bonito, Jorge! Gracias por subir a este tren de infinitas vías y túneles transparentes.

Archivo del Blog